En talento oculto de los trabajadores del futuro

Actualizado: 3 dic 2020





Lo que sabemos después del escaneo de tendencias emergentes durante el “Reseteo Global”


El trabajo se ha convertido en algo que nos hace infelices. El mundo necesita una nueva relación con el mundo laboral y, aunque no lo creamos, este factor impactará de una manera más determinante en el futuro del trabajo que otros como la automatización y la robótica. La consecuencia será el cambio más drástico en esta área de los últimos 100 años.


Se calcula que para 2025 la mitad de los trabajadores del sector servicios a nivel mundial serán freelance, lo que significará el fin del trabajo de oficina presencial y el auge de la oficina virtual o de los espacios temporales. Esto tendrá múltiples impactos en la manera de relacionarnos con los colegas y en la manera en que “hacemos carrera” en primera instancia, pero sobre todo afectará nuestro sentido de la estabilidad y a nuestra conciencia sobre nosotros mismos. Esto nos llevará a una “crisis de identidad” que, hasta cierto punto, ha sido causada por la tecnología, pero que también responde a viejos problemas que nunca llegaron a solucionarse del todo.


Uno de ellos es la educación y el desarrollo de las habilidades. En lugar de grados académicos muy elevados que producen individuos idénticos entre sí, necesitamos más educación lateral y el descubrimiento de talentos enfocados hacia algo más elevado: educación con un sentido. Con esta perspectiva, mantener el desarrollo de competencias y habilidades al ritmo de las innovación tecnológica será un reto. Pero se comenzará a visualizar y a invertir en las habilidades blandas o soft skills como un enfoque distinto para la solución creativa de problemas complejos. Y será más barato en el largo plazo desarrollar estos talentos.


Estos jóvenes formados en nuevas competencias buscarán nuevas motivaciones en el ámbito laboral; una revaloración del trabajo donde será tan importante para ellos buscar un trabajo significativo a nivel personal o social, y en el que puedan participar y sentirse escuchados, que el propio ingreso (lo que por supuesto no es un tema menor).


Los empresarios del futuro tendrán que pensar en cómo dirigen estas nuevas necesidades y las corporaciones se convertirán en laboratorios de innovación social donde será importante tener a las personas correctas en mesa. También será crucial adaptarse a las nuevas visiones, ya que los jóvenes retarán a los CEOs, sus formas de pensar y de hacer las cosas, poniendo a prueba las organizaciones y su status quo.


En esta nueva forma de entender el trabajo, la formación continua jugará un papel fundamental, no solo para los jóvenes, sino para los adultos que todavía tienen muchos años de vida laboral por delante. Algo que estamos viendo ya es la necesidad de mantener la capacidad de aprendizaje a lo largo de toda nuestra vida. Las carreras no podrán ser líneas rectas y deberán responder a un modelo de educación lateral que nos permite ser varias cosas al mismo tiempo: encontrar talentos ocultos en el mismo momento.

La vida laboral será parte de esta trayectoria de aprendizaje continuo, lo que significa que el trabajo permanente será menos “normal” en el futuro.


¿Qué aspectos positivos puede suponer esto para un CEO que ya no puede conseguir y formar empleados permanentes y leales? Pues que siempre obtendrá una nueva perspectiva que les ayudará a mantenerlos en contacto, por un lado, y que permitirá un desarrollo constante al tener que responder continuamente a la pregunta: ¿Cómo será el futuro de la organización?


Al mismo tiempo, tendrá que acostumbrarse a ser el desafiado por personas más jóvenes con menos experiencia pero con diferentes visiones, que sienten que no tienen nada que perder. Y todo esto ayuda a que la organización se vuelva resiliente.


Y por último, hay que tener en cuenta que al actualizar y escalar a nuevos modelos de trabajo, no todos tendrán las mismas oportunidades para reaprender lo necesario. Por este motivo, necesitaremos implementar un sistema de oportunidades para el desarrollo constante de los empleados y colaboradores, para que tengan la oportunidad de actualizarse. Todo esto con un objetivo común, ser más inclusivo, prepara para la siguiente generación.


Los retos de estas tendencias


Futuro del trabajo es uno de los aspectos más destacados en el nuevo normal y tres temas son críticos:


1. Desbloqueo de nuevos talentos.

2.- Inversión en la nueva fuerza laboral y emprendimiento.

3.- Las habilidades, las nuevas habilidades y cómo actualizamos las que tenemos.


Las reflexiones que nos dejan


1.- La mayoría de las personas que pertenecen a una corporación hoy en día no tiene las habilidades correctas.


2.- La cultura de la “recompensa” tiene que cambiar.


3.- No pienses que no habrá suficientes trabajos: Los hay y los habrá. Es cuestión de adquirir y desarrollar habilidades mixtas y flexibles.


4.- La vida y el trabajo no son ni deben ser cosas separadas. Así como tampoco se podrá hacer una diferencia entre un buen negocio, los negocios sustentables y los negocios regeneradores.


5.- El valor y el objetivo de los emprendimientos e innovaciones tecnológicas no pueden dejar a nadie atrás. Debe implementarse la tecnología social, centrada en el bienestar humano, y hacer un uso transparente y ético de la tecnología y la robótica.


 

Ask a futurist es una sección de Orâkolo en la que Claudia Quirós o alguno de sus colegas futurólogos explican algún tema de interés sobre las tendencias y el futuro que nos espera.



52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe mucha más información relevante.

¡Has sido suscrito!

Tu privacidad es importante para nosotros. En Orâkolo utilizamos la información que proporcionas para ponernos en contacto contigo en relación con contenido, productos y servicios para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en Orâkolo, consulta nuestro Aviso de Privacidad.