‘Conshumanismo’: personas y marcas unidas por un mundo mejor


La Gran Aceleración de la actividad humana es una megatendencia que ha usado la pandemia como trampolín para cambiar nuestra forma de vida y de relacionarnos.


Las personas nos sentimos cada vez más incómodas con el consumo. Quedaron atrás los días en que exhibir un automóvil elegante o un anillo de diamantes eran demostraciones aceptables de estatus y valor en sociedad. Las cosas han cambiado. Hoy en día el automóvil debe ser híbrido o eléctrico y el anillo debe ser de origen sostenible, con un diamante cultivado en laboratorio… Y si es que “compramos” alguno de los dos, ya que el comprar y poseer también serán comportamientos que tenemos que redefinir.


Estamos pasando de una era de consumo por prestigio a una era donde el ‘conshumanismo’ (un consumo responsable o más humano) es el prestigio, es decir, que la forma de mostrar nuestro valor humano es el consumismo. Por eso, además de influir en las compras, el impacto social y medioambiental de la producción de bienes de consumo influirá también en nuestros comportamientos sociales en línea, donde necesitamos que otros reconozcan lo que compramos.


El 91% de los compradores millennials de Estados Unidos asegura que está dispuesto a cambiar las marcas que consume habitualmente por otras que estén asociadas a causas positivas. Además, un tercio de los consumidores compartirían una publicación positiva de una marca en su cuenta personal de redes sociales, según una encuesta realizada por la empresa de software para redes sociales Sprout Social.


Esto está creando un creciente grupo de influencers (personas influyentes) éticos en las redes sociales de un lado, mientras que del otro, cada vez hay más empresas y organizaciones que están aprovechando esta oportunidad con activaciones y hashtags que reflejan este deseo de consumo consciente.


Si bien algunos pueden sentirse incómodos o escépticos con estas demostraciones abiertas que incluyen donaciones y otro tipo de apoyos, en la era de los influencers la bondad puede volverse viral.


Mensajes poderosos


¿Podría Instagram convertirse en el camino de la humanidad hacia la redención en lugar de su caída en una espiral de egoísmo impulsada por las selfies? #LoveNotLandfill #ChooseLove son sólo algunos ejemplos de movimientos que han inspirado a miles de personas en todo el mundo con sus mensajes positivos.

Otro ejemplo de cómo las redes pueden contribuir a generar cambios en el mundo es Everyday Plastic, un proyecto liderado por Dan Webb, quien guardó todas las envolturas (4,490 piezas en total) de plástico que usó durante un año para crear una obra de arte, una valla publicitaria que daba paso a un estudio más amplio sobre los desechos plásticos.


El objetivo es hablar con los que están a la zaga de la conciencia, a los que todavía no llega el mensaje. Y si bien es complicado cambiar un estilo de vida completo, la idea es que cambiar una sola cosa sigue siendo realmente importante.


En nuestro radar de tendencias La Crisis que siempre estará ahí, se abordan las estrategias para tacklear el cambio climático y la educación ocupa el segundo lugar para lograr un impacto positivo.


Compartir por un mundo mejor


Por eso, esta idea de tomar decisiones de compra y compartirlas para crear un mundo mejor puede influir poderosamente en el futuro del gasto de los consumidores. A medida que avanzamos hacia el ‘conshumanismo’ se hace una redefinición de lo esencial, impactando más de lo que creemos en el futuro del trabajo, la empleabilidad, la educación, la innovación y mucho más.


No se queda en una utopía: hacemos el bien, lo compartimos e inspiramos a otros, entrelazando acciones hacia la mejora social.


Ahora toca hablar de las empresas, ya que su papel en este camino es esencial. Aquellas que den un paso al frente para ayudar a los consumidores, a su comunidad, a su país y al planeta a lograr sus objetivos mayores contribuirán a establecer nuevos valores éticos para el futuro. Y esta estrategia puede funcionar sin importar el público objetivo o el precio o el impacto político.


En el Radar de Megatendencias Globales 2030 venimos observando cómo la tendencia de la Sociedad en desconfianza impulsará tarde o temprano la Neopolítica. En esta nueva forma de organizarse existen unos usuarios de redes sociales más enérgicos y éticos que se han vuelto ‘conshumanistas’ y están logrando marcar agendas y sentarse en sillas de negociaciones en favor del planeta.


Previsualizando este panorama, debemos trabajar para construir puentes y sistemas -no barreras- para conectar futuros plausibles en los que todos encontremos un propósito y nos sumemos a cocrearlo.


Como siempre, ponemos a tu disposición los materiales necesarios para entender y redirigir tu rol y el propósito de organización basada en información sobre las tendencias globales:




  • Además: Lee todos nuestros Ask a Futurist, y prepárate para lo que viene.


-------------------------------------------------------------------------

Ask a futurist es una sección de Orâkolo en la que Claudia Quirós o alguno de sus colegas futurólogos explican algún tema de interés sobre las tendencias y el futuro que nos espera.


78 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe mucha más información relevante.

¡Has sido suscrito!

Tu privacidad es importante para nosotros. En Orâkolo utilizamos la información que proporcionas para ponernos en contacto contigo en relación con contenido, productos y servicios para ti. Puedes darte de baja para dejar de recibir este tipo de comunicaciones en cualquier momento. Si deseas obtener más información sobre la protección de tus datos en Orâkolo, consulta nuestro Aviso de Privacidad.